No tengo ganas de hacer nada, no le encuentro sentido a lo que hago. Mi respiración es muy pequeñita y me siento cerrad@. Estoy sin ilusión, tengo ganas de llorar y me siento sin salida.

¿Es esto depresión?

No, para ser una depresión tiene que permanecer este estado más de un día, una semana o un mes. Es necesario que mis pensamientos sean negativos. Quizás he tenido una perdida, una desilusión, he perdido un proyecto de futuro.

Me vuelvo a mirar al pasado y a revisar lo que he hecho. Me critico y me reprocho mucho y me exijo demasiado.¡Que me paren el mundo que me apeo!

Puede ser que vaya muy acelerada por la vida, con tanta ansiedad…la respiración alta, en el pecho y siento presión o un nudo en el estomago. Y cuando me paro, me voy a casa de mis padres o me relajo, se me viene todo el cansancio encima. Me siento pesad@ y me relajo. Físicamente necesito descansar y me siento arrastrada hacia abajo.

Todo esto pasará si puedo darme cuenta de que es algo pasajero: si puedo rebajar las exigencias, y hacer una crítica constructiva que me ayude a resolver problemas; si dejo de prestar toda mi atención al pasado, miro el futuro y miro que esta pasando ahí para que no me guste. ¿Necesito cambiar algo? ¿Puedo hacerlo? ¿He de aceptar que no es posible y soltar el proyecto? Seguro que sentiré pena, que lloraré, pierdo lo que he creado, el tiempo que dediqué a ello o mi inversión económica, pero mi cuerpo me esta indicando que es necesario. Me superan las circunstancias.

En cualquier caso, me siento mejor cuando atiendo a lo que estoy sintiendo y no lucho contra ello, le pongo nombres a mi forma de estar que va cambiando , a veces sin darme cuenta. Escribir también me ayuda.

¿Y si no se me pasa este estado, siento mucho cansancio, desgana, irritabilidad y estrés y está empezando la primavera? Puede que sea “astenia primaveral”. Físicamente sentimos los cambios de estación y especialmente la primavera. Con los cambios de horarios, también cambia nuestro ritmo biológico.

En una o dos semanas pasará. Mientras tanto:

  • puedo llevar un horario regular con rutinas;
  • puedo hacer ejercicio suave como andar que ayuda a soltar el estrés y dormir mejor;
  • puedo beber líquidos y tomar una alimentación con más frutas y verduras que me aporten más vitaminas.

Hipócrates dijo: “Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.”

Esto también pasará”

 

Marta Vidal Ginestal – Psicóloga en Valencia 

www.martavidalpsicologa.com
www.psicologavalenciamv.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×
¡Hola! ¿En qué te puedo ayudar?...
Puedes conectar conmigo a través del WhatsApp