Psicología positiva es la que mira lo que hay y añade lo que hace falta.

Se puede funcionar por evitación y por objetivos.

El que trata de evitar algo pone toda su atención en ello y acaba provocando lo que trataba de evitar.

Por ejemplo puedes decirte: “No voy a mirar coches rojos” cuando vayas por la calle. A ver qué pasa.

Más grave es: “no voy a discutir”. Sólo se diferencia de “voy a discutir” en una palabra muy corta que hay delante, “no”. Te estás diciendo que vas a discutir.

Puedes ganar bienestar sólo con las palabras:

Voy a discutir y llegar a acuerdos”

Puedo tomarme con calma la diferencia de opinión”

Los dos podemos tener razón”

No se trata de prohibirte discutir sino de salir hacia delante a un estado de mayor bienestar, de salud, tu proyecto de crecimiento personal, de vivir con más paz

Funcionar por evitación significa saber lo que no quieres y tratar de eliminarlo.

Funcionar por objetivos significa saber lo que no quieres y orientarte hacia lo que quieres o necesitas.

Lo que no quieres y rechazas posiblemente fue útil que en otro momento y ya no lo es.

Hay conductas que se han quedado infantiles o no tienen utilidad en este momento. Pero no las desprecies, localiza en qué momentos concretos pueden ser necesarias.

Y busca otras opciones o ayuda a desarrollar recursos que permitan afrontar la situación de una forma nueva y más adecuada.

Por ejemplo, es habitual que lleguen a consulta diagnósticos de TOC, un trastorno obsesivo compulsivo. Actualmente también lo llaman así aunque no haya ritual. Así que una persona con obsesiones lleva puesto, quizás ya de por vida, el titulo de un trastorno de personalidad.

Puede luchar contra él y lo reforzará, puede tratar de evitarlo y lo aumentará, puede quedárselo puesto y le limitará. Así que lo llaman trastorno crónico.

La salida está hacia delante, hacia la creación de un estado de salud y bienestar.

La psicología positiva explora la obsesión, la reconoce, y equilibra el exceso de esfuerzo mental. Busca cuál es su intención positiva, qué utilidad está teniendo en este momento y qué estado es el deseado. Un objetivo al que dirigirse y que es el que indicará que recursos es necesario reconocer, recuperar o desarrollar.

Muchas veces se trata sencillamente de permitirse algo que uno se había prohibido, como tener algún problema. Y paradójicamente desaparece.

Es raro encontrar a alguien que no tenga alguna vez una obsesión.

La psicología positiva no trata de pintar un mundo rosa inexistente en oposición a uno con problemas. Eso no sería efectivo.

La psicología positiva ayuda a equilibrar el exceso de centramiento en las deficiencias. Mira lo que hay y añade lo que hace falta para obtener un estado de bienestar en los distintos ámbitos de la vida.

Abrir el chat
¡Hola! ¿En qué te puedo ayudar?...
Puedes conectar conmigo a través del WhatsApp