Un silencio malo que castiga,

un silencio bueno que da paz.

Un egoísmo malo que se olvida de los otros,

un egoísmo bueno que me cuida.

Una confianza mala que me pone en peligro,

una confianza buena que me da fuerza para actuar.

Un poder malo que somete a los demás,

un poder bueno que surge de las capacidades,

Una independencia mala que “no necesita a nadie”,

una independencia buena que se deja ayudar.

Una seguridad mala apoyada en la ignorancia,

una seguridad buena apoyada en la experiencia.

Un compromiso malo que esclaviza,

un compromiso bueno que da estabilidad.

Un amor malo excesivo y limitante,

un amor bueno que respeta el espacio y la libertad del otro.

Una inseguridad mala que surge del miedo y la evitación

una inseguridad buena que mira y elige entre diferentes opciones.

Una culpa/responsabilidad mala que no se reparte,

una culpa/responsabilidad buena que reconoce, acepta y responde.

Una inocencia cuestionable que raya en la tontería,

una inocencia buena con una visión clara de la realidad.

Una generosidad mala que compra amor, malcría y trata de complacer,

una generosidad buena que busca el bienestar de todos.

Una compasión mala que discapacita al otro,

una compasión buena que reconoce los recursos ajenos.

Una libertad mala que impone y coarta a los demás,

una libertad buena que respeta los derechos de todos.

Una sinceridad mala que critica a las personas,

una sinceridad buena que sana a través de la verdad y el respeto.

Casi no existen los absolutismos, y casi nada es bueno o malo en si mismo.

Malo o bueno depende de la situación, el momento y el uso que se le da.

Abrir el chat
¡Hola! ¿En qué te puedo ayudar?...
Puedes conectar conmigo a través del WhatsApp